Se encarga de conservar los dientes cuando hay una afectación en el interior de la raiz.